mandarina
mandrina
Recursos Hot

Cómo nos gusta el sexo oral

Para algunas de nosotras es tan esencial como el coito. De hecho, hay mujeres que solo alcanzan el orgasmo si les practican sexo oral. Ahora bien: aunque a la mayoría de los hombres les encanta hacerlo, no todos saben cómo acariciarnos ‘allá abajo’.

Así que, queridos, aquí les dejamos algunas técnicas y trucos que pueden ser de utilidad, para que nos hagan enloquecer mientras nos practican sexo oral.

Cómo estimular el clítoris de forma adecuada

La recomendación es hacerlo como si tuvieran entre su boca un dedo o un chupete. Pero, cuidado, no lo hagan muy fuerte porque, dependiendo de la sensibilidad de la mujer, puede volverse doloroso e incómodo (no hay nada que la baje más que un hombre que se pasa de rosca al estimular el clítoris. Te hace gritar del dolor y no del placer).

Para saber si vas bien, tenés que aprender a leer los movimientos y reacciones de tu chica. Por ejemplo, si ella intenta cerrar sus piernas o te corre la cabeza, es porque no se está sintiendo cómoda.

¿Cómo mover la lengua?

Los movimientos de la lengua pueden ser rápidos o lentos, según preferencia de cada mujer. Lo que sí es una regla cuasi general, es que a ninguna de nosotras nos gusta que pongas primera y empieces a mover la lengua en círculos como si estuvieras revolviendo una ensalada a mil kilómetros por hora.

Siguiendo con el tema, lo transcendental es lamer el clítoris. Para ubicarlo, levantá con dos dedos los labios de la vagina hacia arriba. Así el clítoris quedará expuesto y podrás jugar con tu lengua de manera delicada. Sí, con dedicación y mesura, porque es una zona súper sensible.

La vagina es (mucho) más que el clítoris

Como dijimos antes, lo trascendental es estimular el clítoris, pero no es lo único. Besar y lamer los labios y el resto de la vagina está buenísimo y calienta el terreno…

Introducir dedos, ¿si o no?

Sí, pero solo si estamos lubricadas, porque sino pueden lastimarnos. Es ideal usar el dedo anular y el mayor, aunque algunas mujeres prefieren tres dedos. Tienen que moverlos dentro de la vagina como encogiéndolos y estirándolos.

No perder el ritmo

El ritmo es muy importante. No vamos a llegar a un orgasmo si la estimulación es intermitente. Una buena frecuencia, delicadeza en el toque y sesiones repetitivas –con buenos movimientos– serán bien recibidos.

La posición perfecta

Tener un orgasmo necesita concentración y estimulación. Si vamos bien, estamos en clímax y hay que cortar el mambo para cambiar de posición, es probable que haya que empezar de cero. Así que, desde el principio hay que elegir una postura en la que ambos estén cómodos.

Algunas ideas:

  • En cuatro
  • El 69
  • Ella parada de manos
  • Ella sentada en la cara de él
  • Ella acostada con las piernas abiertas

Divertirse e innovar

Anímense a ir por más y charlen con su chica para ver qué le gusta, qué no. Hay mujeres que les copa que las escupan o besen ahí abajo, otras se animan a los sabores y a las temperaturas (lubricantes, hielos y más).

Lo que NO nos gusta

  • Que nos soplen la vagina
  • Muerdan el clítoris
  • Que muestren como que le da asco o impresión
  • Estén dos minutos allá abajo y quieran subir
  • Se pasen de mambo y quieran introducir toda su mano, succionen de más…
  • Cuando se nota que no tienen ni idea dónde está el clítoris