Dudas Técnicas

Deseo sexual incompatible: cuando con tu pareja no tienen las mismas ganas

¿Uno de los dos quiere tener más sexo que el otro? Te damos algunos consejos para superar en pareja la situación.


El otro día conversaba con una terapeuta especialista en relaciones de pareja. Me contó que el principal asunto por el cual las parejas recurren a ella, es porque tienen interés sexual incompatible y no logran ponerse de acuerdo.

Así es: uno de los dos quiere tener más sexo y se siente constantemente rechazado por su compañero. Del otro lado de la cama, está el que no tiene las mismas ganas, y se siente presionado y angustiado.

Sin dudarlo, le pregunté: ¿Cómo puede resolverse este inconveniente? ¿La mayoría de parejas logran superar este obstáculo?

La experta, quien prefiere quedar en el anonimato, me contestó que sí, es posible reencontrarse y hallar un punto en común entre los miembros de la pareja. Pero, que lleva mucho trabajo y esfuerzo y no todas las personas están dispuestas a ceder por el otro… y por el vínculo.

También, me dio algunos consejos que pueden servirle a quienes atraviesen una situación como ésta. Anoten:

1. Dialoguen desde el amor y no desde la crítica. Es común que el que tiene un mayor deseo sexual se sienta enojado y frustrado e increpe a su compañero/a desde la acusación y desde la bronca. Sin embargo, lo mejor sería buscar un momento de tranquilidad para ambos e intentar abrir el diálogo, mostrándose dispuesto a colaborar y abierto a entender y a escuchar. En lugar de decir: «¿Qué pasa conmigo que no querés tener relaciones? ¿No te gusto más?». Podés decir: «Noto que no estamos teniendo tantos encuentros sexuales como antes, ¿cómo te sentís con eso? ¿Qué puedo hacer para revertir la situación?».

2. Busquen otras formas de cercanía. A veces, es necesario correr el sexo de lado durante un tiempo y empezar de cero. Es decir, buscar otras maneras de acercamiento como hacerse caricias, darse un masaje, mirar pornografía juntos… Siempre con la premisa de no tener sexo o al menos, de que no sea obligatorio. Empezar de a poco con otras alternativas para estimularse puede ayudar a revivir la pasión y a alimentar las ganas.

3. No siempre el coito tiene que estar en el menú. Anímense a probar, a disfrutarse y a salir de lo tradicional. Sexo oral, caricias en los genitales, besos provocadores… son todas maneras de reavivar la pasión. Exploren. Para que existan ganas de tener relaciones, el sexo no debe dejar de ser aburrido y monótono.

4. Que sea un compromiso mutuo. Me pareció muy interesante y real esto que me dijo la psicóloga: «Las parejas van atravesando muchas etapas y ni las ganas ni la pasión son las mismas que al principio. Por eso, a veces es necesario agendar los encuentros sexuales como si fueran un compromiso más. Si no aparece de manera espontánea, al deseo sexual hay que generarlo». Es decir, si nos sentamos a esperar a que aparezcan las ganas, a lo mejor nunca surgen. En, cambio pautar los encuentros puede ayudar a prepararse, al que tiene menos ganas y podría calmar la ansiedad del que tiene un mayor deseo.

¿Y vos, estuviste en una situación similar con tu pareja? ¿Cómo creés que puede resolverse?

 

3.054 Comments